Archivo de la categoría: letras de tango

Soy Minero

Yo no maldigo mi suerte porque minero nací
Y aunque me ronde la muerte no tengo miedo a morir
No me da envidia el dinero porque de orgullo me llena
Ser el mejor barrenero de toda Sierra Morena
De toda Sierra Morena

Bajo a la mina cantando porque sé que en el altar
Mi mare queda rezando por el hijo que se va
Y cuando siento una pena
Lanzo al viento mi cantar

Soy minero, y templé mi corazón con pico y barrena
Soy minero, y con caña, vino y ron me quito las penas
Soy barrenero porque a mi nada me espanta
Y solo quiero el sonido de una taranta

Compañero, dale al marro pa’ cantarle mientras Garbiño
Que al compás, del marro quiero repetirle al mundo entero yo
Yo soy minero

Compañero, dale al marro pa’ cantarle mientras Garbiño
Que al compás del marro quiero repetirle al mundo entero yo
Yo soy minero

Para verte gambetear

Con un par de lienzos crotos, esperando por el bondi de fiorito a paternal
Las pisadas, las rabonas, son los chiches que los viejos no te podían regalar
Y en la villa se juntaban los pendejos para verte gambetear

Del riachuelo para el mundo, desde el cielo hasta el infierno, patadas en catalán
ya más nadie iba a manguearle milagros a san genaro porque entrabas a jugar
se juntaron el jetset y la camorra para verte gambetear

30 millones de negros transpirando en tu remera para jugar un mundial
más regalo que un cumpleaños, más premio que la quiniela, más baile que en carnaval
y en los barrios faltaban televisores para verte gambetear

olé olé, olé olé , ole ole ole ola, para verte gambetear
barrilete, pecho inflado, con el sol de nuestros sueños te volviste a iluminar
empachado de ilusiones, cuando vos eras el dueño te fueron a desterrar
y en las calles, cada lágrima fue el precio para verte gambetear

gordo, cara de galleta, caminando medio chueco, siempre echado para atrás
como no te daban pase te piantaste de los muertos, cómo te iban a parar?
y rezamos en la habana y buenos aires para verte gambetear

con la sonrisa de pibe, con el brazo guerrillero y el corazón de arrabal
la zurdita endemoniada y el martillo en el garguero, cada día te quiero más
no hace falta más que entrecerrar los ojos para verte gambetear

olé olé, olé olé , ole ole ole ola, para verte gambetear

Cambalache

El mundo fue y será una porquería, ya lo sé
En el quinientos seis y en el dos mil también
Que siempre ha habido chorros
Maquiávelos y estafáos’
Contentos y amargaos, valores y dublé
Pero que el siglo veinte es un despliegue
De maldá’ insolente ya no hay quien lo niegue
Vivimos revolcaos en un merengue
Y en el mismo lodo todos manoseaos

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor
Ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador
Todo es igual, nada es mejor
Lo mismo un burro que un gran profesor!
No hay aplazaos ni escalafón
Los inmorales nos han iguala’o
Si uno vive en la impostura
Y otro roba en su ambición
Da lo mismo que sea cura
Colchonero, rey de bastos
Caradura o polizón

¡Qué falta de respeto, qué atropello a la razón!
¡Cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón!
Mezclao’ con Stavisky van Don Bosco y La Mignon
Don Chicho y Napoleón, Carnera y San Martín
Igual que en la vidriera irrespetuosa
De los cambalaches se ha mezclao’ la vida
Y herida por un sable sin remache
Ve llorar la Biblia contra un bandoneón

Siglo veinte, cambalache, problemático y febril
El que no llora no mama y el que no afana es un gil
Dale nomás, dale que va
Que allá en el horno nos vamo’ a encontrar
No pienses más, sentate a un lao’
Que a nadie importa si naciste honrao’
Es lo mismo el que labura
Noche y día como un buey
Que el que vive de los otros
Que el que mata o el que cura
O está fuera de la ley

Mano a mano

Rechiflado en mi tristeza, te evoco y veo que has sido
en mi pobre vida paria sólo una buena mujer.
Tu presencia de bacana puso calor en mi nido,
fuiste buena, consecuente, y yo sé que me has querido
como no quisiste a nadie, como no podrás querer.

Se dio el juego de remanye cuando vos, pobre percanta,
gambeteabas la pobreza en la casa de pensión.
Hoy sos toda una bacana, la vida te ríe y canta,
Ios morlacos del otario los jugás a la marchanta
como juega el gato maula con el mísero ratón.

Hoy tenés el mate lleno de infelices ilusiones,
te engrupieron los otarios, las amigas y el gavión;
la milonga, entre magnates, con sus locas tentaciones,
donde triunfan y claudican milongueras pretensiones,
se te ha entrado muy adentro en tu pobre corazón.

Nada debo agradecerte, mano a mano hemos quedado;
no me importa lo que has hecho, lo que hacés ni lo que harás…
Los favores recibidos creo habértelos pagado
y, si alguna deuda chica sin querer se me ha olvidado,
en la cuenta del otario que tenés se la cargás.

Mientras tanto, que tus triunfos, pobres triunfos pasajeros,
sean una larga fila de riquezas y placer;
que el bacán que te acamala tenga pesos duraderos,
que te abrás de las paradas con cafishos milongueros
y que digan los muchachos: Es una buena mujer.
Y mañana, cuando seas descolado mueble viejo
y no tengas esperanzas en tu pobre corazón,
si precisás una ayuda, si te hace falta un consejo,
acordate de este amigo que ha de jugarse el pellejo
pa’ayudarte en lo que pueda cuando llegue la ocasión.

Viejo smoking

Campaneá cómo el cotorro va quedando despoblado
todo el lujo es la catrera compadreando sin colchón
y mirá este pobre mozo cómo ha perdido el estado,
amargado, pobre y flaco como perro de botón.

Poco a poco todo ha ido de cabeza p’al empeño
se dio juego de pileta y hubo que echarse a nadar…
Sólo vos te vas salvando porque pa’ mi sos un sueño
del que quiera Dios que nunca me vengan a despertar.

Viejo smocking de los tiempos
en que yo también tallaba…
¡Cuánta papusa garaba
en tus solapas lloró!
Solapas que con su brillo
parece que encandilaban
y que donde iba sentaban
mi fama de gigoló.

Yo no siento la tristeza de saberme derrotado
y no me amarga el recuerdo de mi pasado esplendor;
no me arrepiento del vento ni los años que he tirado,
pero lloro al verme solo, sin amigos, sin amor;

sin una mano que venga a llevarme una parada,
sin una mujer que alegre el resto de mi vivir…
¡Vas a ver que un día de éstos te voy a poner de almohada
y, tirao en la catrera, me voy a dejar morir!

Viejo smocking, cuántas veces
la milonguera más papa
el brillo de tu solapa
de estuque y carmín manchó
y en mis desplantes de guapo
¡cuántos llantos te mojaron!
¡cuántos taitas envidiaron
mi fama de gigoló!

Por una cabeza

Por una cabeza
de un noble potrillo
que justo en la raya
afloja al llegar,
y que al regresar
parece decir:
No olvidés, hermano,
vos sabés, no hay que jugar.

Por una cabeza,
metejón de un día
de aquella coqueta
y risueña mujer,
que al jurar sonriendo
el amor que está mintiendo,
quema en una hoguera
todo mi querer.

Por una cabeza,
todas las locuras.
Su boca que besa,
borra la tristeza,
calma la amargura.

Por una cabeza,
si ella me olvida
qué importa perderme
mil veces la vida,
¿para qué vivir?.

Cuántos desengaños,
por una cabeza.
Yo juré mil veces,
no vuelvo a insistir.
Pero si un mirar
me hiere al pasar,
su boca de fuego
otra vez quiero besar.

Basta de carreras,
se acabó la timba.
¡Un final reñido
yo no vuelvo a ver!
Pero si algún pingo
llega a ser fija el domingo,
yo me juego entero.
¡¿Qué le voy a hacer?!

Por una cabeza,
todas las locuras.
Su boca que besa,
borra la tristeza,
calma la amargura.

Por una cabeza,
si ella me olvida
¿qué importa perderme
mil veces la vida?,
¿para qué vivir?.