X

RubĂ­

Ven… No te vayas…
Qué apuro de ir saliendo.
AquĂ­ el ambiente es tibio
y afuera está lloviendo.
Ya te he devuelto
tus cartas, tus retratos.
Charlemos otro rato
que pronto ya te irás.
Ya nada tuyo me queda al separarnos.
Es eruel la despedida
y triste el distanciarnos…
Hoy… Ven…
No lloremos,
que las lágrimas conmueven
y nada debe
detener tu decisiĂłn.

Rubí… acuérdate de mí.
No imploro tu perdĂłn,
mas de tu corazĂłn no me arrojes
Rubí… ¿Adónde irás sin mí?
¡Cuando no estés conmigo,
quién podrá quererte así!
Rubí… En este instante gris,
un Ăşltimo dolor
me causará tu adiós.
Después, la noche,
con su frĂ­o y con su iluvia
pondrá su broche sobre mi corazón.

Vas a dejarme… Sin duda, sufriremos.
Con nuestros sinsabores
por senda aparte, iremos…
No has de olvidarme por más que no te vea.
Yo viviré en tu idea
y tú en mi corazón…
Ven, que la lluvia, afuera, no ha cesado…
La noche es cruel y frĂ­a
¡No salgas de mi lado!… ¡Amor!
Borremos todo, amada mĂ­a, que esta escena
ha sido sĂłlo un episodio sin valor.

Tangoletras:
Entrada Relacionada
Deja un comentario